martes, 21 de febrero de 2017

Asuntos que no se tratan de mí

Poemas para crecer 


Amanece.

La escarcha de lo irremediable asoma,
los discos quietos, los libritos empezados.
No estás.

Elijo ver en ti
y con medida curiosidad hago un repaso de tus tallos,
de los colores que adornan tu casa.

 -La sonrisa y el olor de Emmanuel en las mañanas.

La alberquita de te de manzana a todas horas pendiente
para zambullirnos en el mundo y naufragarnos,
tus orillas indagando en lo cotidiano,
el rincón de la epidermis donde cuelga
tu corazón
de nube.

Elijo verte crecer
junto a las plantas que habitan tu cuerpo en calma,
en tu temor a la muerte las mañanas de otoño,
en la magia de tu océano,
              -y afuera las olas que rompen
              la primera noche del año
              quizá la única
en la violencia de tu pelo,
en tu regreso de Cuba,
y cariños para Naila.

Elijo este aprendizaje
rotundo sobre la necesaria prudencia,
el café de tu cocina, la caminata a ciegas que sube
a tu iglesia y lógica más cercana,
la extensión de tu tierra con el paso del tiempo,
todas las razones del universo para empezar de nuevo:
tu compasión,
tu raíz libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada