jueves, 6 de diciembre de 2012

Armas de payaso

Siempre me pregunté qué pasaría si un día perdiera la capacidad de escritura. Si un día me quedara sin palabras que teclear, sin líneas abismos que rayar con mi pésima caligrafía.

Usaré mis mejores armas de payaso.


martes, 20 de noviembre de 2012

Rodillas raspadas

Cuando era niña solía pasar los veranos en el pueblo de mi abuela, su casa estaba junto a un cerro-cantera, del cual extraían piedra para una construcción altísima que nunca se concluyó. A eso de los nueve o diez años me iba con  mis primos Héctor y Mónica a ese cerro, siempre quisimos ver una bruja, ese era el objetivo principal, también escalar. Nunca vimos la famosa bola de fuego, en cambio rescatábamos perros, si encontrábamos algún cachorro le dábamos de comer e incluso recuerdo que una vez le arrancamos cardones a uno muy chiquito que no dejaba de llorar.

Teníamos una casa del árbol sin casa, pero pasábamos horas entre las ramas, buscando insectos y demás. 

Un día mientras "escalábamos" todas las piedras se movieron, un derrumbe nos tiró a una altura considerable; recuerdo bastante la piel raspada, morada con algo de sangre (también recuerdo las horribles costras agridulces) y no sé en qué consista pero los niños a esa edad se ponen baba en la herida y ya. Yo le hacía así, siempre traje raspones en las piernas, el chiste era quitarse la tierra con algo de saliva y listo. Rara vez lloraba, me daba mucha pena llorar con Héctor, en todo caso que llorara Moni por ser tres años menor.

Ya no hay cerro-cantera, hicieron una calle ahí, con alumbrado público y todo; sale a la construcción altísima que nunca se concluyó. 


viernes, 16 de noviembre de 2012

Otro 16 de noviembre

Algunas mañanas me encontré corriendo la espiral. Nada había pasado, nada... 

Como si tres años transcurrieran a lo bestia y nos arrebataran un pedazo de alma para luego escupirlo al asfalto y nos lo dejaran ahí, desnudo, tan él.

Luego recuerdo que pasó todo y acumulo algo de rabia contra la voluntad que siempre exige cambiar al ritmo que quiere cuando no quiere.

Quiere otras cosas, otros fuegos, otras ternuras, otros golpes.

Quiere un par de guantes de box, que uno se llame Zapata y otro Villa...

jueves, 1 de noviembre de 2012

1 de noviembre

Los amores niños que murieron
tan en ciernes

tan tiernos

tan apenas

tan de un añito

serán recordados

con nombre de crema dulce
con sabor a mandarina

con su calavera de azúcar
y veinte flores 


martes, 16 de octubre de 2012

Dormir con extraños



Los trabajos de hoy son duros, en algún momento alguien tuvo por genialidad pensar que la información es el nuevo dios y como en todo lo que refiere a dios  hay que evangelizar a los desinformados; los datos deben estar ahí, claros y al alcance de todos. Mentes aún más macabras supusieron que los mensajes debían servir al clero, es decir, al interés de particulares.

Y ahí figuramos esclavos digitales como yo, quizá como muchos, con pésimos hábitos de consumo, embarrados gran parte del día en las pantallas, navegando las aguas de no sé qué planeta como han sugerido otros más.

No ha sido en vano que los verdaderos genios decretaran que ser feliz y estar feliz se reduce a :)

Cuánta información y en qué medida se la entregamos al facebook o al twitter, al gtalk o al bonito blogger es de una cuenta incalculable. Bajas pasiones y terribles dependencias formula el intercambio en kilobytes, uno se desusa de decir cara a cara lo verdaderamente importante.

Anoche una señora me invitó a dormir en su casa, además tuve el tino de estar a esas horas de la noche acompañada.

Dormimos el extraño y yo, abrazados un rato, en lo que bajó el frío.

Hace muchos meses no aplicaba algo así.

Y sin encuentros sexuales, casuales, de último momento; sin besos, sin meterse las manos en ningún lado, ¡sin palabritas tiernas! reduje mis opciones a jetear. 

El ejercicio reduccionista de decir fuera de línea lo fundamental desencriptó las máquinas, gracias por eso. Guardo para un día que quizá sea nunca todo este papeleo de ver esos ojos con sueño y contarles algo; necesito gaffer en los dedos para no postear, para no lanzar un bonito y conocido tuit sin arroba, para no abordar el tema en cuanto mire su fococonectado. La ficción de ésta y otras realidades espanta de vergonzosa.

En algún rincón flota la gana de hacer las cosas un poquito mejor.


miércoles, 10 de octubre de 2012

El famoso pasaporte de pájaro

A la disidencia en general:

Sonrían, el sistema quiere esclavos felices. Es mentira que algunos están listos para repartir amor en todas sus formas, nos han mentido al llamarnos "libertarios". Supongo que no hay libertad ni felicidad si no hay para todos; y no merecen llamarse luchadores sociales cuando aún, en lo más profundo de su miseria humana, son capaces de celebrar el dolor del otro, la pérdida irreparable del otro. Lo demás sea demagogia.

Hoy tengo ganas de salir a la calle, dejar los talleres, las pegas, demás panfletos, dejar la comunicación encriptada, la okupa, el comercio justo, las librerías, el colectivo. Todo.

.
.
.
.
.
.
.

martes, 9 de octubre de 2012

La guerra



Se encontraron.

No disimularon los abrazos, mucho de distinto mostraban sus caras. Se hizo el silencio, era ensordecedor y era bello. La utopía muerta revivía colores de otros años, ánimos de otra fechas. 

Estaban ahí. Años transcurrieron, las arrugas, los lunares, el sobrepeso, cualquier detalle era notorio, perturbadoramente novedoso. 

Se miraron absortos.  Llovía.

La guerra había terminado. 




lunes, 8 de octubre de 2012

Bien gente, la magia y la huasteca

Magia mi morena. 

Aquí

habla la magia
¿Nos vemos mañana?

Te amo. Amor de mujeres eternas y plenas.

Torpes, pero plenas.


Entre hombres
tu semilla de hembra se revitaliza
como entre mujeres la danza

Tengo una oración
para nosotras.

Tú dime...




lunes, 1 de octubre de 2012

martes, 18 de septiembre de 2012

Piedra y polvo

Este post está pintado con colores cálidos del jardín creativo y honra la memoria de los verdugos que se hicieron maestros. Honra la memoria también del extraño detrás del mingitorio duchamp y los marakames involuntarios. Celebra el presente y la vida con sus colores de jaqui. Trae olor de piel vagabunda, sucia de tiempo; da la bienvenida a las hermanas que llegaron de la isla y la bendita presencia de otras mujeres en mi vida.

Pienso mucho en vos, compañero.


Era costumbre cortar ligeramente al chivo detrás de la oreja, no dejar que se desangrara, sólo una herida que permitiera llenar el pocillo de sangre fresca. Luego se bebía y uno esperaba en la contemplación las primeras modificaciones de la experiencia sensorial. La mente salía del encierro, el cuerpo se abría, sudaba las primeras desilusiones. El desierto estaba ahí para recordarte quién eres. 

El dolor físico te reconstruye, trae memoria de todas las cosas que nunca te atreviste a hacer, a plantear o soñar. Si alguien te encañonara ahora, en este mismo instante, tu cerebro detonaría placebos con contenidos latentes similares, pensarías que es necesario volver a empezar; pero esto constituye una ilusión. El dolor materializa esta experiencia con su deformación de los sentidos. 

El regreso  se mira muy otro.

Los acuerdos vuelven acordarse, entonces comprendes por qué debes alejarte de algunas tierras, la espera de lo esteril termina. El espíritu llega a un nuevo centro donde no se permite que allá cualquiera venga a domesticarle. 

Se miran con extrañeza las constantes formas que uno guardaba consigo mismo, por un momento es posible extrañar una última vez el castigo, la vigilancia, la autocensura, la poca dignidad que debiste abrazar aquel invierno mientras alguien te corría de su vida. Pero sabes que nunca más será necesario volver a aquello. El dolor real ha suplantado ese recuerdo.

La sangre cobra sabores dulzones.


El oasis más cercano está a dos días de trayecto. Para sobrevivirle al desierto uno aprende a dar pasos de piedra y polvo.


miércoles, 12 de septiembre de 2012

Todas las horas

son un esfuerzo 
-constante-
 por superar este momento

me preparo para el dolor
y el vacío

será otro viaje
solo otro viaje






.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Así la vida

¿En dónde he estado?
En drogas y mezcales. Y bailando con algo de hash a las no sé qué de la mañana, puro rebel funk, afrodisíaco y cubano. He tenido poco tiempo para ir al cine.

¿En dónde no he estado?
 Lo suficiente con mi familia, según parece y eso no es novedad. A veces me preocupa un poco estar perdiendo los adorables momentos en que mi sobrino hace tal o cual gracia y que si ya se sienta solo o escupe la comida o lo que sea.

¿En dónde pienso estar?
En la playa. Sigue en pie mi plan de largarme antes del Festival de Morelia, en la segunda quincena de octubre.

¿En qué trabajo?
 Últimamente Imcine me quita muchas horas de mi tiempo. Vaya, los trabajos suelen ser así, sólo que -últimamente- no es muy diviertido.  Para alivianarme conseguí tres trabajos distintos, dos de ellos corriendo, uno por empezar en enero pero que necesita ya muchos preparativos. Me mantengo ocupada todo el día y eso posibilita cuidarme de la mamera de gallo, es decir, no tengo tiempo para abrir heridas viejas ni para chaquetas mentales. Sin embargo pongo en claro que es por falta de tiempo, no por otra cosa. Ajá.

¿Qué leo?
Un librote de mujeres en cautiverio, madresposas, monjas, putas, presas, locas... aborda como el género femenino niega rotundamente la construcción de autonomía. Un gran tema, a ver si se me pega algo.

¿Qué detesto?
A Enrique Calderón López Obrador Gordillo, por puto y prostituto al son de su pinche madre.

¿Qué vi recientemente?
Una gran serie de tres capítulos que se llama Espejo negro, bueno, Black mirror. Es lo mejor que veo desde V de Vendetta.


Imagínense que un día secuestran a la princesita británica y para dejarla en libertad el primer ministro debe tener sexo con un cerdo, en vivo, en cadena nacional. Y ya les conté demasiado, pero no lo más importante.

Palabras como twitter, facebook, avatares, youtube, trending topic,  marcan camino hacia un futuro lleno de tristeza. Black Mirror  muestra en tres tristísimos episodios la distopía que estamos creando, uno de ellos incluye la extricta vigilancia de nuestros mejores y peores recuerdos en un rebobinado audiovisual, especie de panóptico, y otros berrinches de ciencia ficción que en verdad me han gustado.

¿Qué aconsejo?
No cambiar tu status de facebook para escribir que eres inéptamente feliz, es para idiotas.





domingo, 26 de agosto de 2012

Remoto 2009


Quizá sea el aburrimiento

S.O.S (domingo)



Hay un trozo de pasado generándome intereses
en lugares insospechados.

Temo quedarme dormida los domingos
soñar que vienes
despertar y ver caer las nueve treinta de la noche
tan malignas sobre el lomo.

Y los teléfonos callan
y los libros se tensan cuando la luz de la lámpara
desnuda
sus títulos.

Hay horas en las que no logro, no puedo,
hacerme acompañar por las plantas.

Me sugiero recordar  pendientes
proyecciones al futuro
eliminar el tabaco de la lista de deseos,
el ejercicio que no hago, nuevos optimismos

Ya el reloj sonará a las seis de la mañana,
el cereal nos endulzará artificialmente las bocas
la  bestia cobrará vida a bien tempranas horas
los transportes, las comunicaciones.

Pero ahora es una constante apócrifa e insana
que me hace tomar conciencia de tus enojos
(de mis propias e irreversibles fallas).

Miro adormilada el daño que nos hice
mientras revuelvo títulos y títulos y más títulos
de películas para perderme de nuevo
y navegar con estulticia y asociados

la virtualidad que a veces en un golpe de suerte
nos abraza.





                                                         Strangers








lunes, 20 de agosto de 2012

Valiendo verga

¿En dónde se depositan todos los corajes y pensamientos malvibrosos que de vez en cuando aparecen al recordar cuando alguien nos hirió a propósito o intencionalmente?

Nos enseñan a manejarnos en una suerte de estoicismo pacifista en el cual poner la otra mejilla es requisito para ser aprobados.

No, la gente que nos hace daño no arderá en ningún infierno, no será juzgada por diosito en otra vida; y desde mi punto de vista sería bueno de vez en cuando poder decir abiertamente: me emputa que te hayas pasado de verga. Así de simple.

Me revienta que me hayas partido la madre, me jode que te hayas ido con otra, me humilla que te hagas pendejo, etcétera.

También me caga que tus novias te ofrezcan una copia al carbón de lo que solíamos tener.

Las personas que en algún momento se empeñaron tanto en destruir lo de uno deberían ser exhibidos como los cobardes que son en alguna plaza pública, o algo. Pero ésta y otras ideas son bastante fascistoides...

sábado, 18 de agosto de 2012

La vida


Bueno, para nosotros, para toda la gente de esta comunidad
lo más importante es el maíz.
Porque sin el maíz no hay vida.
Puede uno tener frijol, puede uno tener jitomate, chiles, todo.
Pero si no hay maíz no come uno.
Por eso es lo más importante.

Tlaolli

martes, 14 de agosto de 2012

Tierra de nadie

Y está también el pausado brillo misterioso del pelo suelto en la almohada. Hay un codo rugoso bajo el oscilante seno izquierdo y éste queda rodeado, redondo y dormido en el ángulo del brazo. Un hilo de aire que sopla de tu boca o de la mañana roza el vello sombrío junto al sueño del seno, defendiendo la noche de tu cuerpo. Aquí la mañana, los hombres pesados y graves que despiertan sin ganas, quemándose el pecho con el café amargo y humeante. Allí tus sueños, el silencio y la mañana. 

Ella y yo nos inclinamos atentos sobre tu cabeza quieta por donde pasean pies ligeros y absurdos. Es como la sola vez que te vi dormir. Pero entonces era el amor y ahora es el misterio. Te miramos. A veces una mano se me va a tu mejilla para despertarte, para que parpadees veloz y asombrada lágrimas y niebla de la noche y me oigas contarte que han pasado tantas cosas en mí, en la vida, y que sin embargo no ha pasado nada. Decirte nada y mirarte y emocionarme con nuestra antigua mirada. Pero el miedo quiebra mi mano y quedamos quietos y curvados mirando tu cara. Ya el sueño escapa de tu sueño lejano y obstinado. Como la luz grisada que vence las cortinas, las extrañas cosas y las locas personas que te llenan van desbordando en la habitación. Lentos brotes se hinchan y crecen, enlazan los muebles, frotan los rincones con sus enormes ojos ciegos. Nosotros, la mañana, el aire que fuiste meciendo en la noche, la mano perdida en la sábana, el pezón vinoso y replegado, todos somos tu sueño. Frotamos suaves y veloces, murmurando ansiosos nombres de Dios, largos ruegos obscenos, palabras violentas y unos secretos que estaban rezagados y acabamos de encontrar; somos angustias, bocas redondas de pescados, luna escamosa, arenales, rutas, /…/. Es el misterio de tu tierra dormida, la habitación nunca vista, la vieja sala embrujada con el bronce sucio de los candelabros, el piano desdentado y amarillo, el traje de baile perdido en el diván y la alfombra de extraviados dibujos con su vieja mancha de sangre y el esqueleto de una rosa, aplastado. Pero otra vez cae rota la mano que alzaba hasta tu hombro, tu mejilla, tu labio pesado y mustio. Porque quería contarte que han pasado cosas, tantas cosas en la vida y que, sin embargo, nada, nunca pasa nada. 
ONETTI

miércoles, 8 de agosto de 2012

This must be the place

Hay un lugar, no le ubico bien todavía en el cuerpo. Puede que esté en las manos, o en el pecho, o en la cabeza. ¡O detrás del hipotálamo! Un lugar donde aprendí a tejer con un poquito de esperanza y paciencia el abrigo de la vida. Un espacio y tiempo donde a pesar de los vaivenes solitarios y la falta de certezas aprendí a estar conmigo  para construir soberanía y no traicionarme... 


Pasen a ver mis fotos, ora no sean gachos http://www.flickr.com/photos/xitlalium

Y escuchen antes de salir a la ciudad http://www.youtube.com/watch?v=h2ITT4C5h54

lunes, 6 de agosto de 2012

Todas las llamas son el mismo fuego


Para Sacbe y mis muy otras compañeras de casa sin puertas, 
porque sin querer vamos celebrando dos años en activo

...
¡Portamos en cada chispa la potencia del incendio!
¡Si somos destructoras! Nuestras lenguas son ardientes anuncia el pecado, nuestro amante aliado, dicen que quien peca queda condenado a nuestra presencia: herejes, feministas, anarquistas, ateas, putas, yonkis, ¡pecadoras!, miserables, socialistas ¡ardereis en el infierno!, precarias, proletarias, becarias, vuestro infierno es en vida 

BIENVENIDAS TODAS 
POR QUE SOIS LOS NADIE 

Dicen que no tendréis casa en vuestra puta vida,¡mentira! vuestra casa es este infierno, mirad dónde estamos, un desierto de hormigón, no, no es el fuego lo que nos quema, es la rabia, y no dejaremos que se convierta en tristeza, demasiadas noches apagamos las llamas con lágrimas o cervezas, ya no tragamos hoy, la cosa está que arde, somos el verano de la anarquía, el sol en la tierra, somos los fogonazos de las balieves, los molotovs de tesalonika, somos la resistencia palestina

¿Sólo sois pelea? 

Somos el fogón en las comidas de los domingos, el soplete que funde y construye, somos las ascuas en las hogueras, no lo olvidéis. 
¿A quiénes hablas? antes hablaba sola, ahora habéis venido, vosotras los nadie, en esta larga noche le daremos luz al mundo… mejor 
¡daremos a luz!

¡Cada día sea una eternidad! 

La fuerza de lo común es una llamarada que emerge de los colegas y constituye manada, tribu o pandilla, da igual todas somos el mismo fuego, el que habita las ascuas de la magia y el comunismo, compartimos nuestros cuerpos, devolverles la jugada, ser ingenioso es tener chispa, ¡por supuesto!, para ser mas fuerte, fundir los contornos, quemar las fronteras, derribar las barreras, ¡golpe de calor! ¡el momento de los nadie es el ahora! Es el tiempo de hacer, haciendo, ¿quemar?¡quemando!
MANIFIESTOS ELEMENTALES
En solidaridad con la revuelta que va siendo

martes, 31 de julio de 2012

Vómito de payaso

1. En materia de acuerdos, cuando una de las partes acordadas afirma que llegará a una reunión y no asiste, por la razón que sea, se verá forzado a re-acordar otra reunión, a la cual llegará sin gracia necesaria para hacer del encuentro un momento agradable y placentero. Se presentará argumentando desgracias o sin tiempos para justificar su falla original. No se acercará al acuerdo con amor sino con CULPA.

2. En materia de universos (y declarándome bastante idiota en el tema), hay mil decisiones cuajándose como gelatinas todo el tiempo. Y es claro que nos gustaría probar tantas gelatinas como colores hay en la galaxia, sin embargo, reduzcamos... la lógica de la salud mental obliga a señalar límites y sobrevivir sólo a aquellos universos que a cabalidad suponemos comprender. Los aires metafísicos suelen embarrar los planos imaginarios, reales y simbólicos -citando a Lacan-, la fantasía consume en una experiencia por demás excitante pero prescindible.

3. Es decir, estamos facultados para organizar un taller, por llamarlo de alguna forma, con -digamos- un exguerrillero de la Liga 23 de septiembre para que comente a las partes acordadas cómo el ser humano es imbécil y violento. Siguiendo este ejemplo bastante nos ahorraremos sustituyendo la acción por el ambiguo y fantasmal pensamiento que señala a las jaranas de Violeta Parra y al trotskismo rancio grandes salvadores al interior de las colectividades.

4. La vida es puro vómito, de payaso feliz. "Un documental no es de guiones, necesita decisiones radicales y se construye día a día", así lo dijo el director de La canción de pulque, y pues como uno chilla pulque que con eso le acomode. Firmaré un seguro anti virtualidad, impedirá relacionarme con aquello que es seductoramente complejo; un chingo de cosas duelen. Sufro sola.

lunes, 30 de julio de 2012

Too late



Hoy no vino mi compañerito de oficina a trabajar, tengo una cueva -laboral- de pocos metros cuadrados, cuya ubicación en el mundo entero, aquí en el Distrito Federal, logra generarle apariencia espaciosa. Pero bien podría ser que no, que en el fondo esté encerrada en un primer piso, a solas con mis pensamientos y audífonos y canciones y esclavitudes y blog.

Lo disfruto, doy señas de eso, escribo.

Es que en el metro, en la clase de idioma, en los cafecitos casuales y rimbombantes festivales cinematográficos uno está acompañado. Ahora también podría decir que estoy acompañada de los tuiteros pocamadre o de mis contactos en línea gtalk, pero me refiero a la cosa física; en solitario me siento muy cómoda hoy.

Desperté con ganas de viajar a la playa, a eso de las seis de la mañana; clarearon los pensamientos, el café reveló el progreso del deseo: necesito salir de la ciudad. 

Y pensé en Maruata.

Es decir, ¿tú crees?

También dediqué un momento a pensar sesudamente si este blog aún cuenta con asiduos lectores, si a alguien le apetece venir a leer mis babosadas.

Programaré el trayecto hacia finales de octubre, cada vez soy más respetuosa con la agenda, con las horas, hasta podría decirse que hay disciplina temporal en  mi vida. Quiero llegar a Maruata y quedarme de frente un buen rato sintiendo la brisa salada arderme la cara.

Me lo debo, me lo debes. 

Y pues cuando no hay para pagar las facturas por lo menos hay que tener  prudencia de no hacer más grandes las deudas. Dicen.

Me he cuestionado sobre esta supuesta necesidad, seguro se trata de un berrinche burgués y hay que alinearse con el espíritu de la época que a estos días es de:

1. Caries mental
2. Represión y violencia


Espero no hacerme pendeja e inventarme ese espacio-tiempo en el calendario. 






miércoles, 18 de julio de 2012

Ruido

En el siglo XVII se conocían nueve planetas, y Pascal se quejaba del silencio del cielo. Actualmente conocemos millones de cuerpos de diferentes tipos, y el cielo está lleno de ruido.
SERGE MUSCOVICI

domingo, 8 de julio de 2012

Prisa

Aquí casual perdiendo el tiempo. Por cierto, hola. Llevo un insano día perdido pensando qué debo hacer.

Y cómo no pensar en ti. Chingado...


miércoles, 4 de julio de 2012

Reloj de arena


Le duelen los años de maquillarse los golpes con harina blanca –pinche patria prieta-.
Siempre la puta más bella, la que se deja zarandear, la favorita del señor presidente.
Quieren tus eternos dueños tomarte por las caderas, tan grandes que se mojan-
en dos océanos.
Y chingarte, y joderte…

 Texto e ilustración
ARTURO TORRES LANDA 

jueves, 21 de junio de 2012

Tijoux

Multiforo Alicia...

Consideraciones del espanto

Documentó la Revista Contralínea que Tatic murió poco a poco, "su respiración se fue escuchando cada vez menos hasta detenerse, sin ningún dolor, sin sufrimiento. Así se fue la mañana del 24 de enero, después de estar enfermo desde hacía varias semanas". Arriba un cielo azul permite enfocar decenas de papalotes rojos elevándose por los encuentros desencontrados, por el miedo que abre sus fauces y sopla fuerte, por las palabras mentiras que deben volar. Los de más abajo sufren transmutaciones de todo tipo, la piel se les fue poniendo tortuga entre tanto silencio, los caparazones brotaron de las espaldas, un tzolkin en cada uno se dibujó. 

Bellísimas tortugas.

Algunos corazones empezaron a latir, desacostumbrados a escuchar la angustia y esa lluvia de lágrimas que a veces necesita regar la tierra para permitir -sobre todo permitir- en su sagrada valentía el surgimiento de las cosas. 

Las plantitas.

Los sobrinos.

Es evidente que dos amantes que ya no se quieren un día se despedirán, quizá los muy afortunados después de cincuenta y seis años como mis abuelos, otros se verán en las barricadas, otros casi todos cruzarán la calle, darán vuelta a la esquina, agarrarán cada cual su vagón de veinte o treinta años. La dictadura del cambio colgará sus banderas negras con esos letreros vanguardistas que dicen "es que hemos cambiado tanto en tan poco tiempo".

La galaxia se retuerce.

Y no son necesarias conspiraciones de ningún tipo aunque yo espere que don Jesús Olmos viva; porque todo puede vivir pero en dónde (y con quién) (y haciendo qué) (y con cuáles intenciones). 

El fuego que otras veces ha destruido todo, la muerte que otras veces ha destruido todo, aparece y le reconozco. Quizá el amor de los padres de mi padre pueda ser nuevamente así como ellos lo recuerdan, mientras tanto nadie tiene disposición para nuevos funerales y trato, en lo que cabe, de guardar un espíritu tranquilo.

jueves, 14 de junio de 2012

Sacar la voz

De pronto para algunos resultó bello dejar de taparse el rostro y arrastrarse por lo cotidiano.




No tengo nada pero nada suma en este charco, mandíbula marcada, palabra preparada;  cada letra filada está en la cresta de la oleada. Sin pena ni gloria escribir esta historia, el tema no es caer, levantarse es la victoria.

lunes, 11 de junio de 2012

Todo eso de nuevo





 (silencio
dramático)


 ***


lo sentimos
todavía
no vendemos


al pasado



 ***


gajito
de hikuri

de mi alma

costumbre
y ráfaga

comunión
en segundos
vida entera

fuera mucho
o poco

este caos
nos abraza 

en ti

contigo
el fuego
se enciende

sagrado
y eterno 


***




martes, 5 de junio de 2012

Chau

se reportan 
lluvias leves
extrañamientos 
sobresalientes
ganas de bailar 
muy puercas
 
abrazos 
a la distancia 
al fin
 
 
 
 
chau
 
 
 
 
 
 
 

lunes, 4 de junio de 2012

El pasado

Es curioso, mientras leer aquellos trámites y engorres que describían el presente de hace un par de años me provoca poco menos que jaqueca, las imágenes y puestas en escena aglomeradas en lo que habitualmente se denominan fotografías me resultan de una belleza incuestionable, sin lugar a ninguna duda. Palpitaciones hermosas, el cuento de lo que fuimos aquellos días.

viernes, 1 de junio de 2012

Glosario para tiempos raros



Amor/ Ateo/ Afín/ Anónimo/ Ahora/ Aquí/ Amanecer/Aspirar/ Aprender/ Analizar/ Andar/ Aplicar/ Alimentar/ Asociar/ Articular/ Adaptar/ Acompañar/ Avanzar/  

Apertura/ Autocrítica/ Asamblea/ Acuerdo/ Acceso/ Acción/ Agricultura/ Arte/ Ambulante/ Autodefensa/ Anticapital/ Antisistema/ 
Autogestión/ Autonomía/ Anarquía




lunes, 28 de mayo de 2012

(A)

algunas tardes paseas mi mano
detrás de relojes que no conozco
sobre todas las horas

y las ráices vuelven a ablandarse
a recuperar su espacio entre la tierra

dibujamos un mundo

el amanecer en que te llamo
el cielo insurrecto en que te llamo
las campanas de Real en que te llamo

algunas caras lucen muy otras
nosotros tampoco somos los mismos
hay cierto calor de piedra
quedando más cierta bajo el agua







martes, 22 de mayo de 2012

Flor sin raíz (primera parte)

Ahnelhuayoxóchitl es la palabra en náhuatl que indica el título del libro Flor sin raíz, del doctor en letras Patrick Johansson. Setenta páginas de pura belleza comprenden esta edición de Mc Graw Hill, una hojeada al prólogo y proemio me conmovieron de manera tal que corrí a escribir este post.

Es un libro para niños, un librito singular, ilustrado y magnífico, que cuenta la historia -en palabras de Miguel León Portilla- "de una xochitzin, florecita". 

Resulta que era una flor libertaria, allá en Yohualichan, la casa de la noche, y tal florecilla entre amapolas siendo cempoaxóchitl quería ser como el coyote; era en verdad un gran anhelo de la flor al mirar que aquél podía correr por las montañas sin ningún impedimento.

Según presenta Leon Portilla, "la florecita quiso ser libre". 

Esta breve sinopsis redactada con la simpleza de los grandes explicadores me estremeció todavía más al encontrar la siguiente dedicatoria, de Patrick:

"A los niños indígenas de México, brasas candentes bajo las cenizas de un fuego que se extingue", o bien en náhuatl: "Ihuicpa macehualpipiltotontin, totonqui tlexochtli in moceuhtica tletl inexyoihtic".

Los valores que el libro manifiesta en sus primeras páginas son conmovedores, en otra ocasión contaré cómo le va a la flor vagabunda que debe perderse entre muchas voces, la voz del maíz -por ejemplo- para encontrar en el susurro de Éhecatl la suya, la propia.




lunes, 21 de mayo de 2012

Nota por si llueve

De peores bloqueos mentales me he librado. Quisiera un paseo con algo de nublado a punto de llover, echo de menos ese tráfico a mitad de la humedad, los semáforos reflejados en las gotitas estampadas. He descuidado la manía de encerrarme con canciones, en general da alegría mirar que todos nos apresuramos y movemos las manos que en tal paseo anticapitalista o tal centro escolar o tal trueque de libros, ya sin contar las marchas que a muchos azotaron en el post pasado. En lo propio hoy hizo frío y no bebí café por la mañana.

Repaso en la cabeza esa secuencia donde un árbol es sacado de la sierra y arrastrado hasta el poblado, ya con trabajo de todos se le hace palo de vuelo; los voladores marcan el paso en el templo, con la vista puesta hacia la plaza uno mira a contraluz la  indumentaria de los cinco hombres que volarán mientras el ritmo arrastra hacia los días dulces, llenos de ternura y  gozo.

jueves, 17 de mayo de 2012

No soy de los dormidos

Si vivimos
en un mundo de ciegos
muéstrame
lo que no veo





















No es tan grave, a veces esperamos que nos reciban con martinis secos y aceitunas en la mano. Ya anoto ideas para darle con disciplina a los quehaceres de la imagen. Hoy pensé exclusivamente una cosa: todo, todo en esta vida necesita un objetivo claro, como lente de enfoque pues. ¿Telefoto? ¿Gran angular? No sé, la foto de esta entrada queda pendiente.

De todos los pedos -que les vengo manejando- resolver el asunto de la convocatoria era el menos importante. Ahora a prepararse para la buena, la de a de veras.

Se quedan con la mala, por aquello de no tropezarse con las piedras si podemos volar...
(Patito feo)

lunes, 14 de mayo de 2012

La señal

Del corazón del hombre
He mirado a estas horas muchas cosas sobre la tierra
y sólo me ha dolido el corazón del hombre.
Sueña y no descansa.
No tiene casa sobre el mundo.
Es solo.
Se apoya en Dios o cae sobre la muerte
pero no descansa.

El corazón del hombre sueña
y anda solo en la tierra
a lo largo de los días, perpetuamente.

Es una mala jugada.

De la esperanza
Entreteneos aquí con la esperanza.
El júbilo del día que vendrá
os germina en los ojos como una luz reciente.
Pero ese día que vendrá no ha de venir: es éste.

Del dolor
Había sido escrito en el primer testamento del hombre:
no lo desprecies porque ha de enseñarte muchas cosas.
Hospédalo en tu corazón esta noche.
Al amanecer ha de irse. Pero no olvidarás
lo que te dijo desde la dura sombra.

De la noche
En la amorosa noche me aflijo.
Le pido su secreto, mi secreto,
la interrogo en mi sangre largamente.
Ella no me responde
y hace como mi madre, que me cierra los ojos sin oírme.

De la ilusión
Escribiste en la tabla de mi corazón:
desea.
Y yo anduve días y días
loco y aromado y triste.

De la muerte
Enterradla.
Hay muchos hombres quietos, bajo tierra,
que han de cuidarla.
No la dejéis aquí,
enterradla.

Del adiós
 No se dice.
Acude a nuestros ojos,
a nuestras manos, tiembla, se resiste.
Dices que esperas -te esperas- desde entonces,
y sabes que el adiós es inútil y triste.

Del mito
Mi madre me contó que yo lloré en su vientre.
A ella le dijeron: tenderá suerte.
Alguien me habló todos los días de mi vida
al oído, despacio, lentamente.
Me dijo: ¡vive, vive, vive!
Era la muerte. 
 
 
JAIME SABINES 
 

lunes, 7 de mayo de 2012

Días con lepra

No hay pistas, la lepra de estos días tan fársicos va de a poco -aunque nunca de manera casual- convirtiédonos en simios, de toda talla. Ya se habían registrado casos de aquellos pueblos que olvidan atender ese primordial mecanismo de defensa llamado pavorosamente memoria histórica. No, aquí no es la carne sino la esperanza que cae pútrida y  a pedazos. El hedor de la libertad desnuda asoma un obseso preguntar sobre lo que no tiene respuesta.








jueves, 3 de mayo de 2012

Las próximas elecciones

-Señor, ¿usted va a votar en las próximas elecciones?
-No. Yo lucho y me organizo.
-Bien, en ese caso, ¿podría enlistar al menos cinco de las actividades en las cuales usted ha luchado los últimos seis años?

-Leí unos quince libros completos, entre ellos algunos de título subversivo como La madre o Así se templó el acero; aprendí a citar oportunamente a Kundera, Foucault, Bauman, McLuhan, Bakunin y Malatesta, de ser necesario. Analicé medio millar de películas. Caminé treinta marchas, que por la luz, que por la educación, que por la paz con justicia, que en contra del maltrato animal, que por el asesinato de cuando menos diez activistas y dos o tres periodistas sin título nobiliario de intelectuales. Fui a la universidad, es decir, regresé a la universidad, con mayores bríos -eso sí- podría decir que soy un individuo más ilustrado. Participé activamente en dos colectivos. Llevé comida a los campamentos provisionales. Revisé algunos artículos sobre la lucha feminista, descalifiqué el movimiento feminista, me escudé en el movimiento feminista, protesté con el movimiento feminista, perdóné al movimiento feminista. Me enamoré una vez. Viajé a la sierra en calidad de turista, en calidad de invitado y también en calidad de idiota. Quise colonizar al menos cuatro comunidades con todo mi sesudo análisis antropológico, aprendí términos como otredad y coyuntura. Pegué calcomanías, rayé paredes, regalé una computadora. Revisé tres manuales de  guerrilla, me infiltré  -he sido funcional para el estado-, comí con políticos de renombre, le cobré unos cien mil pesos en concepto de servicios profesionales. Intenté colaborar para una asociación clandestina, sostuve un arma.

Y fui a terapia. 

Perdí muchos amigos. 
 
Puse cara de circunstancia en cada represión de la que fui informado,  busqué doce mil setecientas noticias en google, escribí de todas ellas en twitter. Tomé muchos antidepresivos, no vi el futbol a cambio de espectar el debate en la tevé. Cultivo el ego día a día, después de todo, la revolución necesita  espíritu y buena conciencia, con uno.

Y su puta madre.

Pina

Tanzt, tanzt sonst sind wir verloren.
PINA BAUSH 

lunes, 30 de abril de 2012

Nuestra señora de la sagrada creatividad

¡Bienvenida sea la creatividad! Bienvenida. Para observar el cuerpo y todas sus secuencias endócrinas con que se percibe a sí, en amplitud, en unidad. Éste no es un mensaje pacifista, ni forma parte de la ridícula cantidad de estampitas publicadas en redes sociales; tampoco se trata del autocomplaciente escrito pragmático utilitarista. Le voy fraguando más bien como un rezo, sobre las cosas que día a día se edifican y adquieren fortaleza; lo digo porque en este particular momento el tiempo y la paciencia alzan su señorío negándose como espléndidas divinidades, porque hay que trabajar bien duro, porque después de partidas encantadas y desencantadas y pesadillas y nuevos (¿o viejos?) monstruos hay que pasearse por las ruinas de uno y luego qué. 

Los bestiarios permanecen.

Una selección de cuentos colonialistas espera ser reproducido, brutalmente; aguarda ver vidas rascacielos, vidas concreto, vidas traducción etimológica. Superestructuras.

En su desamparo, la patrona creatividad poco nos dice de frutas, nubes, paseos; no cuenta nada, no es testigo alcahuete de las cosas que hoy por hoy no hacemos pues porque no. 

Así el prejuicio se alimenta, nada salva de las cosas que lastiman-pesan-duelen. C'est la vie. Podría ser que allá un buen día, la creatividad nos sorprenda usando barniz de uñas o acudiendo a la asamblea del monte. Que nos sorprenda buscando cachaza, asando chiles, lavando maíz. Urgando en libros viejos, urgando bien abajo en la conciencia, donde impera esa necesidad incandescente de abrazar nuestros mejores segundos y otros cabos sueltos.

miércoles, 25 de abril de 2012

Ensayo bachata

video

Aunque el grupo ya lleva cerca de cuatro clases marcando la coreografía, ayer me integré y le falta un chingo, vea usted mismo cómo saboteo los pasos. A ver cómo marchan las cosas...

martes, 24 de abril de 2012

Casi nunca

Que la soledad sea amago de un terror perpetuo. Que avance para emborrascarse. Que se infle para que a sí misma se espante.
Sea lo que fuere, la soledad no es deseable. Sea que necesite de mucho atareo para que no se haga sentir como una carga,
o si no ¿qué alcanza? 
DANIEL SADA

lunes, 16 de abril de 2012

Galaxias espirales

algunas realidades 
se pierden para siempre
otras se recuerdan
otras se entrecruzan
y se encuentran
para volver a perderse
una y otra vez
hasta el infinito
donde imposible parece
estar seguros de nada

lunes, 9 de abril de 2012

Días sin dios

"Dios está muerto. Él no nos puede ver, está muerto. Está muerto hasta el domingo"
 
Algunos retratos sobre semana santa ilustran a los pueblos perdidos en la cordillera del Perú en su afán por sublimar el luto que debería promoverse en los corazones desde el viernes santo  hasta el domingo de resurrección. Así el caso de Madeinusa, cinta de Claudia Vargas Llosa, estrenada en 2005. 

Dura dos días el festín de la comunidad india recreado por la directora, un hombre tiene en sus manos la labor de medir el tiempo, sentado frente al templo, con fichas que cambiar minuto a minuto para avisar al pueblo que atraviesa un afortunado periplo sin dios ni amo. Las muchachas de la sierra bajan disfrazadas para competir por el título de virgencita, entre ellas la ganadora besará los labios de cristo; las demás seguirán apacibles escarbándose los piojos. Un gran aquelarre espera a los oriundos de esta región perdida, el incesto está permitido, lo mismo que los caciques entren al lugar para abusar de las mujeres. La música de viento y caña no cesa. Las vendetas cobran forma, los pederastas mueren envenenados por las indias y uno envidia no conocer otros confines, allá muy lejos espera el mundo civilizado en Lima. La tristeza que más debería conmover a la tierra  es motivo de fiesta unas cuarenta y ocho horas, los santos aguardan en sus iglesias, tumbados, cubiertos en el piso con mantos frescos. Los más jóvenes de aquellos lares conocen así la idolatría...


lunes, 26 de marzo de 2012

Sensacional de errantes, el semanal

Trepamos el cerro desde temprano, salimos de la ciudad apenas clareaba; en mi diario de campo escribiré que es torpeza subir a solas, sin sombrero ni líquido. El espíritu colectivo ayuda a mantenerse firme, a buscar la lectura aunque el sol queme las pupilas. Ya para las dos de la tarde uno baja al pueblo con hambre y la boca seca, más si no se fue desayunado. En las orejas retumban los silbidos de los compañeros que le hacen a la música con las figurillas de barro; hacer la salutación de los cuatro rumbos, más el cielo y la tierra, hace descender, bajar al pasto, pasearse un rato por las fauces del monstruo de la tierra; sentir que esos montes guardan agua y abandonan paulatinamente su dialéctica para ser unidad; humedeserse aunque el paisaje declare sequía, morir con uno para renacer en sí.

La comida suele ser modesta, un mole verde hecho con tomates y chiles, unas tortillas muy gordas, unos frijoles más grandes que tu hambre. Las familias de la comunidad ya no confían en los estudiantes ni en los sesudos documentalistas, es imposible entrar con cámaras de video y me da gusto, porque hay pueblos que se hacen defender de pura palabra, diciéndole a sus niños que no se junten con los robachicos, preguntando si vienes de esa famosa universidad.

Registrar los diálogos para traducirlos del nahuatl al español tiene que ver con tu facultad para rifártela en el trompo con los morros, tiene que ver con tu facultad de guardarte tu estúpido título de biólogo, de ingeniero, de lingüista o arquitecto. A lo mucho te saludan los adultos que estudian para ser profesores ahí mismo en la región. Tus reverenciales saludos en otra lengua son contestados con un merecido "no hay"; no conocía gente tan hermética desde la península, el día que caí en navidad; en todo el pueblo no había nada para comer y los mayas se pronunciaban en silencio para hacerte correr de ahí hasta la siguiente parada donde quizá correrías con mejor suerte.

Al final de la tarde, el pago por una cerveza abre las puertas de alguna casa, hasta el fondo, hasta la milpa y el tabique del patio, hasta los ancianos desgranando el maíz de domingo, frente a frente, callados. Los primeros rosas y naranjas del atardecer se filtran en las calles, las mujeres se pasean por el pavimento todavía caliente, llevan el mismo rebozo, exactamente el mismo rebozo repetido en distintas caras, hermosas, tranquilas, preocupadas por nada; se cubren con él los senos y el vientre, la jornada culmina. Algunas chicas cobran por corregir las pronunciaciones, otras te miran con cara de pendejo. Al final del día subes al camión con algo entre los dedos. 

Nos despedimos de los perros flacos, de sus hembras lanudas, vimos partir la tarde con bonitas nubes. Te guardas un suspiro en el pecho y por primera vez después de mucho tiempo, agradeces, tlazocamati miac.

miércoles, 21 de marzo de 2012

V de Venganza y Victoria del Doppelganger



Para @tlapil y Luis Tovar, por sumarse al cúmulo de consideraciones...

Al volver de Guadalajara sentí la necesidad de escribir y escribir, un cúmulo de sensaciones más bien, y lejanas las retóricas preciosistas y descripciones sobre la experiencia sensorial, me di cuenta que a falta de vocabulario y rigor literario, no podría plasmar aquí o en los cuadernos el vaivén de ideas flotantes que me traje de la ciudad.

Platiqué largo y tendido con Tovar, eso recuerdo, nimiedades de cine y cosas de veras importantes; hacía tiempo no escuchaba a alguien decirme que no dejara de crear, de intentar pasarla bien, de tomar fotos. De hecho tengo encargo de hacerle una serie de retratos y ya estamos trabajando sobre eso. Me regalará su libro editado hace poco "una jornada en otro tiempo".

Una de las pláticas tuvo como testigo un libro, puesto (quizá intencionalmente) en el escritorio, sobre tratados de la felicidad desde distintas perspectivas filosóficas  contemporáneas y de verdad el título me dio risita. 

Y luego la sección de  "verdades irrefutables": pasé mañanas y mañanas enteras comparándome con quién sabe quién, ésa ha sido una de las prácticas autodestructivas que más lejos me ha llevado los últimos años. Detrás de cada comparación he encontrado mis sueños un poco aplastados, y digo por sueños esas  metas o actividades que me propuse realizar a mediano y largo plazo. 

Escribir salva, pero no es suficiente.

Luego, mi mejor amigo partió a Europa y le extraño, eso me ha puesto más hostil con el mundo que de costumbre, ya no digamos mis muy frecuentes cambios de ánimo ni desconfianzas o partidas de madre tratándome de dividir lo indivisible. En el fondo, más que extrañar, sé que no está en la ciudad la persona que generalmente se sopla todos mis dramas y eso me hace andarme con cuidado. Es decir, estoy a mi cargo. 

Responsabilizarse es suficiente, pero es cruel.

A recientes fechas mi casi hermana mayor luce radiante, nadie pensaría que en algún momento fue una chica suicida. Después de dos años de terapia psicoanalítica luce guapa, compró un departamento, va a clases de meditación y me da consejos cada vez que entro en crisis. Con ella inauguré mi etapa final de comparación destructora; no compré un depa ni asisto a clases de reiki, dejé psicoanálisis hace meses pensando que me negaba rotundamente a esa felicidad de aparador, de modo capitalista y tarjetas bancarias, pero el asunto es que la veo sana y eso me da alegría. Pienso que no tomé la decisión indicada al dejar la terapia, pero es a ratos nada más.

De la misma manera desaté celos furiosos con otra chica que siempre busco de pretexto para compararme, la dinámica es tan clara, que estos días pensé al menos un par de veces en su bonito maratón, en su bonita maestría, en su bonita amistad con el mundo y con Israel. Así de triste.

Cuando no haya salida de emergencia busque sincerarse.

Por encima de esto, un sector de conocidos, pide a gritos que no abandone "los ideales revolucionarios". Pero qué mierdas, y así al infinito.

Tomar conciencia de esta causa que soy, con todo esto que soy y que no soy, me ha hecho no sólo escribirlo y quedar un poco más cierta; también me puso en contacto con un lado profundo, siento que el doppelganger de esta historia triunfó, le dejé ganar una de tantas y tantas y tantas.

Desde el viernes he amanecido temprano y de buenas, con la intención de cuidarme o por lo menos retrasar lo más posible la siguiente crisis. Guadalajara fue el exilio, olvidé decir que estuve bien lejos de mi familia y descubrí que ya se acostumbraron a mi ausencia. Está bien.

En suma, siento particular interés por el mundo, por los amigos que decididamente deberían estar en terapia para lidiar con un codependiente. Algo de ansiedad se asoma pero  me las arreglo pensando que en todo este discurso algo de libertario encontré para mí. El mejor momento del día se ha convertido en ese particular instante en que cae el agua de la regadera y puedo repetirme que estaré bien, sobre todo que soy capaz de generarme un estado emocional saludable.

Trabajo duro para el sistema, de manera lenta, pero ahí ando. Debo entregar fotos y ver si me aceptan como colaboradora en una revista, conservo mi trabajo actual en calidad de "sobresaliente", cocino muy sabroso, me teñí el cabello y quiero tatuarme un hikuri. Anoche ayudé a Set con su solicitud de trabajo y califiqué un examen de idioma entre avanzado y estudios superiores. Un chingo de cosas en mi vida necesitan dedicación y constancia.

Dejé de pedir a gritos que el pasado regresara y al parecer funciona.




viernes, 9 de marzo de 2012

Un regreso

A estas horas el cielo va dejando de ser, extraigo las frases de la últimas conversaciones y todas se revuelven como haciendo torbellino, quisiera atrapar esas ideas, me recuerdo el aleteo de las mariposas. El siguiente cigarro aguarda antes de consumirme, el aire es artificial y la piel guarda un ardor de olvido, de despedida, del trayecto que separa a las ciudades mientras inútilmente el corazón se acostumbra a su óxido y pierde ya las últimas luces que explicaban su condición. 

Y en el fondo no tiene por qué habituarse, ése no es su estado natural, malaprendió, malinterpretó, fue confuso su ejercicio hermenéutico. En un extremo construye castillos de naipes, los sopla y los ve caer; en otro extremo quiere abrir puertas y van perdiendo forma sus puños de sacudirse con violencia innecesaria, golpeando cariños y otras soledades.

No quedan viajes largos, ni trayectos inhóspitos, ni lodo para caerse, apenas un poco de presente aferrándose a la búsqueda de un sueño que haga del mundo un lugar mejor, y en ese punto tengo la impresión de estar frente al sinuoso panorama que regalan las barrancas, sin saltos cuánticos, pensando. 

Y cuánto quisiera al momento sujetar este pequeño oasis de verdad, apretar una mano con dulzura, volver al sitio donde -digamos- las malas lecciones se acumularon. Sonreir y defender la tierra guardando los machetes y otras armas donde el filo muerda el ahora, donde nada se olvidé y quizá sólo se disuelva.

sábado, 3 de marzo de 2012

Puta ausencia

Hay exilios más cotidianos
como el nombre bajo la almohada
o las llegadas no anunciadas,
los mensajes inconclusos
y las despedidas que obligan
a quedarse.

martes, 28 de febrero de 2012

Lo que hacen las novias

Cortometraje español dirigido por Jota Linares que compitió hace un año en la sexta edición del Short Shorts Film Festival México, en la sección iberoamericana.

lunes, 27 de febrero de 2012

Los lunes

Me caen mal las parejas que se tratan entre sí como idiotas, pero eso se sabe. Y sus celebraciones a la esclavitud y ese darse las manos, los labios, las desconfianzas, para decir eres mío de nadie más. Desde aquí, cotizo más alto mi soledad del día a día; me sirvo café a las seis, a las diez  y a la una. Miro el plasma del monitor inevitablemente inundarse de tu nombre y aparece muchas veces y repetido como si fuera un rugido de peces burbujeantes. Las sonrisas de lunes se reparten, miro a las oficinistas maquillarse las pestañas; hacerse papiroflexia el deseo. No te pronuncio. No hay por qué. La lengua es esa suela con la que salgo a caminar de zapatos desgastados.

sábado, 18 de febrero de 2012

Primera pulsión


Hoy conocí a mi sobrino, sentí necesidad ineludible de retratarlo con  mi hermana; la foto corresponde al primer disparo. Es muy raro el tiempo,  este niño cumple hoy un mes de vida  aunque se pronosticaba que nacería dentro de diez días.

jueves, 16 de febrero de 2012

Una mañana de invierno

¿Que si le extraño?


                                                                  Con el alma.

miércoles, 15 de febrero de 2012

martes, 7 de febrero de 2012

Honrando los días

De lo perdido lo que aparezca, singularmente no tengo nada que escribir ni hermosas imágenes digitales, las violetas que recién puse en el ventanal amanecieron quebradas de frío. Es que no puede ser. Recibimos envíos del cerro, tamales verdes  que prepara la viejita de Don Sabino. A estas fechas más de ochocientos huichos se fueron al peritaje y nunca en la historia fueron tantos. El invierno en la sierra avanza, explora nuestros confines, las decepciones, los rencores. El abuelo fuego da aviso a sus hijos que mucho tendrán que esperar para dar abrazo a sus mujeres. Una serpiente hambrienta camina devorando la memoria, ahí estaba el único cargo de cargar con uno y a lo mucho cargar con la oportunidad de ser felices pero nada. Y marchamos -otra vez- porque no fuimos a Catorce. Yo no sé si los destinos se vayan a encontrar, me hermané con la flaqueza, te devuelvo tus amables saludos republicanos, tus soldaditos de plástico, tus intermitencias, porque dicen que la sangre lastima sin poderlo remediar.

lunes, 30 de enero de 2012

Infinitas gracias (yo aprendí)

Yo aprendí que la mayoría de las veces las cosas no son lo que parecen, que somos una especie que se especializa en mentir para así construir un porvenir con mentiras. Cuenta cuantas veces hacemos desaparecer con solo una frase lo que no quisiéramos perder, se nos va la vida, vamos dejando correr el tren con el amor que solo pasa una vez. Aprendí a no burlarme de nadie con arrogancia porque yo no sé cuáles serán mis circunstancias y la elegancia sólo es cosa ego, la ropa con la que mejor me veo es la del alma. Yo aprendí que la cama es buena consejera a la hora de tomar decisiones certeras, que yo no soy la más lista pero con el oportunista debo ser una fiera; yo sé que uno se puede equivocar como un ser humano normal que tiene mucho valor que te perdonen pero más perdonar, que no se puede pisotear la palabra, pisotear la moral, que el amor no basta cuando el respeto no alcanza es como arar en el mar. No soy mejor que nadie nadie es mejor que yo aunque yo no entienda cómo todos quieran parecerse, cómo la gente se clona y pierde su propia voz; no saben hacia dónde caminar al levantarse. Yo aprendí que querer saber todo lo que piensan con respecto a mi ésa es mi amenaza, es abrirle la puerta a la envidia decirle cómo está señora, entre, ésta en su casa; que pasan las cosas pero los errores pesan por que luego se arrastran, porque luego te aplastan como cadenas del alma. Yo sé cómo se extraña a un hermano cuando te hace falta, yo se que a veces el que más sufre es el que más te ama; yo se que tendré otra madrugada donde no tengo ni almohada, ya yo comprendí que la vida es linda pero no es un cuento de hadas. Yo sé..
D.S. 

viernes, 27 de enero de 2012

Toda la vida por delante

-¿Sabes cuál es el problema? Mi problema es que no formo parte del mundo adulto.  Llamar a la policía y desconfiar de la policía ya lo complicaba demasiado, sin embargo lo realmente grave es mirarme el brazo moreteado, saber que no puedo moverlo; también es ser lo suficientemente joven para saber que con las semanas los moretones van a borrarse,  probablemente tendré mucho tiempo para olvidar que un hijo de puta ha destrozado el departamento y casi me mata a patadas.

La belleza de la noche nos dejaba un poco sordas en la mesa. Miraba los chilaquiles que a bien trajo el mesero, fríos. Y les encontraba formas repudiables.


jueves, 26 de enero de 2012

Como una esperanza

A veces mutamos nuestros cuerpos
infelices en busca de ese abrazo sencillo
queriendo ser un alma,
y la lejanía se burla como un centímetro infinito
del calor de las estrellas olvidadas.
Nace el viento -nacía-
nació anoche empujando nuestros torsos al desnudo,
haciéndolos latido
con el sudor y el aliento en nube de tormenta.
A veces, feliz,
canta el amor como el pasar
la página de un poemario que quiso ser en aire melodía.
Anhelo todo lo que será
entre nosotros,
más allá de la ribera del tiempo
fracasado casi,
en arcano emblema convertido.
A veces,
tantas veces sumido en el tormento,
quiero ser el destino de tus besos
blancos, que se engarcen en mí,
que me rediman
de ese tiempo tal vez indefinido.
JUAN GELMAN